Dos recetas con manzana: Crema de calabacín, y tarta crumble

Dos recetas con manzana: Crema de calabacín, y tarta crumble

La manzana es una fruta depurativa, con mucha fibra, rica en pectina y que además ayuda a reducir el colesterol y los niveles de azúcar en sangre. El 85% de su composición es agua, y la mayor parte de sus azúcares derivan de la fructosa. Aporta escasa vitamina C, vitamina E (que es antioxidante) y potasio. Y es baja en calorías (100 gr aportan unas 50 calorías). Aunque parezca contradictorio, es tanto antidiarreica como laxante. Se le atribuyen muchas propiedades medicinales, alimentarias, cosméticas… pero esta vez quiero centrarme en los beneficios a nivel nutricional, y para ello te traigo dos recetas muy sencillas, una salada y otra dulce, en las que es facilísimo incorporar la manzana que a veces nos resulta tan aburrida de consumir a mordiscos, y también son recetas perfectas para adaptarlas a la época estival. ¡Ah! y una buena forma para que los más peques tomen esta fruta sin rechistar.

CREMA DE CALABACÍN, PUERRO Y MANZANA

Una crema con un toque de dulzor especial, sin lácteos, y sin patata. La función espesante se la da la manzana. Así que convertimos esta receta en un plato saludable y saciante. Se puede servir caliente o como crema fría, ideal para veranito.

2555401 - apple and leek soup on a rustic tableIngredientes: 2 calabacines grandes, 2 manzanas, 4 puerros medianos, 4 dientes de ajo, 1 litro aprox. de caldo vegetal o de agua, aceite de oliva y sal.

En una cazuela con un buen chorro de aceite se sofríe el ajo cortado en láminas y cuando esté dorado se echa el puerro cortado en trozos. Cuando estén dorados se añaden el calabacín y la manzana también cortados en trozos, se echa sal y con la cazuela tapada se deja que se cocine un rato a fuego medio bajo. Una vez pochados se añade el caldo o el agua y se deja cociendo a fuego medio unos 20 minutos. Se bate todo y ¡listo!

CRUMBLE DE MANZANA SIN GLUTEN

Un postre delicioso y original, cuya masa se hace mezclando harina, azúcar y grasa, y es de origen anglosajón y también típico de la pastelería alemana.

18032632 - gourmet apple crumbleIngredientes:  Para la masa: 200g de harina de arroz, 100g de azúcar (yo puse xilitol), 200g de manteca fría. Para el relleno: 4 manzanas peladas y cortadas en trozos grandes, zumo de 1/2 limón, 30g de azúcar, canela y nueces.

Primero se pone a macerar el relleno una media hora. Mientras, se van haciendo las «migas» mezclando con los dedos la harina y el azúcar con la mantequilla en dados pequeños. En una bandeja de horno engrasada se pone una cama del relleno que teníamos macerando, y se cubre con las migas. Se hornea 30 minutos a 180º hasta que se vea la costra tostada. Se puede servir caliente o templado. Y se puede repetir 😉

Ya no hay excusas. Prueba y me cuentas el resultado. Y para cualquier tipo de consulta o duda me tienes a tu disposición también en Facebook, Twitter, Instagram o puedes suscribirte al canal de Youtube.

¡Que aproveche! como si fuera… manzana 😉

 

 

Cómo ser vegetariano sin morir en el intento.

Cómo ser vegetariano sin morir en el intento.

Desde hace casi un año soy vegetariana casi sin buscarlo. Quise mejorar mi salud llevando una alimentación saludable, y comencé a restringir al principio productos industrializados y refinados, y después trigo, azúcar (refinado) y sal en exceso. Después limité el consumo de carne y pescado, y hoy sigo haciéndolo y solo consumo proteína animal si es de calidad y me aseguro que tiene los menos contaminantes posibles.

39375075_l

Este es el punto en el que muchas personas, incluídos médicos y profesionales de la salud, se echan las manos a la cabeza, te tachan de irresponsable y te aseguran que tu dieta es escasa, limitada, e incluso que tu vida corre peligro. Afortunadamente, cada vez hay más personas formadas y que tienen un conocimiento amplio respecto a temas de nutrición y que apoyan y respaldan este tipo de dietas o formas de alimentarse. También viajar e ir a restaurantes está dejando de ser un calvario gracias a que cada vez hay más información del personal que te atiende, cartas de alérgenos y variedad de opciones. Ya somos muchos los que nos peleamos por alimentarnos de forma saludable y estamos dejando de ser los «raros».

He de reconocer, por experiencia propia, que cuando eres un vegetariano novato se cometen muchos errores. Se tiende a sacar de la dieta muchos alimentos sin tener en cuenta la importancia de tener el aporte de todos los nutrientes esenciales, es decir, que sea una dieta equilibrada. Y aquí es donde quiero hacer incapié. No deben faltar: Proteínas, hierro, calcio, cinc, vitamina D, vitamina B12 y ácidos grasos omega 3 y omega 6.

  • Las proteínas: Las fuentes de proteínas más habituales para vegetarianos son: legumbres, frutos secos, cereales, quinoa, amaranto, derivados de la soja. Yo también consumo huevos. Existen buenas fuentes vegetales que contienen proteína completa (los 8 aminoácidos esenciales) en cantidades más que suficientes, como la quinoa, el amaranto, la soja, el seitán o el quorn. Pero además, si se combinan alimentos con distintos perfiles de aminoácidos, estos se complementan entre sí para aportar al organismo todos los aminoácidos esenciales. Ejemplos: Legumbres con cereales, o legumbres con frutos secos o semillas.
  • Hierro: Las principales fuentes vegetales de hierro son las algas, las semillas de sésamo, las legumbres, la soja, las verduras de hoja verde, algunos frutos secos como el pistacho, el mijo, la avena y la quinoa. Hay alimentos que facilitan la absorción de hierro, como los cítricos, las manzanas, uvas, cerezas, los betacarotenos (zanahorias, calabazas y la mayoría de las verduras), etc.
  • Calcio: En prácticamente todos los alimentos vegetales está presente el magnesio, que ayuda a regular y asimilar el calcio en los huesos y regula la actividad de la vitamina D, esencial para la absorción del calcio. Las principales fuentes vegetales de calcio son las verduras de hoja verde, col rizada y otras crucíferas, productos elaborados con soja, almendras y sésamo.
  • Cinc: Las fuentes vegetales en las que está presente son los cereales integrales, las legumbres, y algunos frutos secos y semillas. El requerimiento de Cinc en vegetarianos puede ser hasta un 50% superior, ya que algunos vegetales limitan la biodisponibilidad del cinc.
  • Vitamina D: Nuestro cuerpo es capaz de fabricarla. Se encuentra en muy pocos alimentos. Existen alimentos veganos o no, enriquecidos con vitamina D. Y podemos obtenerla a través del sol.
  • Vitamina B12: Se encuentra solo en productos de origen animal. Los vegetarianos puros deben procurársela a través de suplementos. Y si no, está también presente en los huevos.
  • Omega 3 y omega 6: La mejor fuente vegetal de omega 3 está en el aceite de lino. También en sus semillas, en microalgas, semillas de chía y nueces. La cantidad de omega 6 que ingerimos debería ser solo 5 ó 6 veces superior. La encontramos en aceites de soja, de cártamo, de maiz y de girasol.

Si todavía te quedan dudas o piensas que una dieta vegetariana es insuficiente, te diré que una de las principales ventajas es la enorme cantidad de fitonutrientes que se ingieren, unas sustancias que solo se encuentran en los productos vegetales, en especial las verduras y las frutas. En general, la mayoría son antioxidantes, además de otras muchas propiedades beneficiosas para la salud.

Pero lo mejor es, como todo en la vida, probarlo. ¡Que no te lo cuenten! Desde luego que hay que tratar de formarse y contrastar informaciones de distintas fuentes. No todo vale, y menos hoy en día que tanta gente se cuelga el título de coach y da consejos e información sin ninguna base de nada. Pero utiliza el sentido común, y también escucha a tu cuerpo, que  veces es nuestra mejor guía.

IMG_5549 2.jpgSomos adictos a la comida, en concreto al azúcar, pero si dejas de abusar de ello saldrás de ese círculo vicioso en el que cuanto más comes más hambre tienes y más quieres. Si no me crees, prueba unas 6 semanas. Pasarás un síndrome de abstinencia (esto lo entenderéis sobre todo los fumadores), pero el sacrificio merece la pena, te lo aseguro. Piensa que estás provocando un cambio para siempre y que, a pesar de las pegas que te encuentres en tu día a día, te merecerá la pena porque todo son beneficios. Solo necesitas estar seguro y convencido.

Como yo ya hice el camino, si me necesitas aquí me tienes, dispuesta a hacértelo más fácil y a resolver posibles dudas que te surjan. Puedes encontrarme también en Facebook, Twitter, Instagram o puedes suscribirte al canal de Youtube.

¡Hasta pronto!

Tu alimentación cambiará tu vida

Tu alimentación cambiará tu vida

Habrás escuchado muchas veces la sabia frase somos lo que comemoso mejor dicho, lo que absorbemos. Esto es lo que quiero remarcar en el vídeo de hoy. Te interese o no, lo creas o no, más tarde o más temprano, una mala alimentación tendrá un impacto negativo en tu salud y en tu vida, y lo contrario también.

La manipulación de la industria alimentaria y el marketing, sumado a nuestra comodidad, falta de tiempo y demás, hacen que no seamos dueños de nuestra vida y que sean otros los que elijan por nosotros aquello que comemos y que va ligado a nuestra salud. No nos parece prioritario y cada vez enfermamos antes y más rápido. Reflexiona sobre esto y no dejes pasar un día más sin ser la mejor versión de ti mism@ gracias a elegir conscientemente tu comida, que como decía Hipócrates, es tu medicina.

Si te gusta puedes ver mis publicaciones también en Facebook, Twitter, Instagram o puedes suscribirte al canal de Youtube.

Gracias siempre 😉

Receta de crepes de pollo, maíz y puerro

Receta de crepes de pollo, maíz y puerro

Soy muy fan de los crepes y de las tortitas, son muy versátiles y te solucionan desayunos, comidas, meriendas y cenas. Eso sí, sin trigo. Suelo usar harina de arroz, que funciona muy bien en general para la repostería. También la harina de avena, de espelta cuando hago tortitas, o de maíz cuando hago tortillas mexicanas.

Dependiendo si les pones sal o un endulzante, tienes diferentes versiones para recetas variadas. Los crepes particularmente son los que más me gustan. Te cuento rápidamente ingredientes y elaboración, que está chupado y es rapidísimo:

Crepes: Mezcla y bate 1 taza de bebida vegetal (almendras, avena, arroz…) y dos huevos. Añade una taza de harina y una pizca de sal. O endulzante al gusto. Y vuelve a batir. Lo ideal es que la mezcla repose una media hora, pero podrías usarla así.

Y hoy quiero darte una sencilla receta para rellenar tus crepes, que te encantará. Ahí va:

fullsizeoutput_8259

Relleno: Una pechuga de pollo, 1/2 puerro, maíz, harina y bebida vegetal. Sal y nuez moscada.

Se sofríe el puerro muy picado, cuando esté blandito se añade el pollo troceado (para darle sabor yo le tuve un rato macerando con ajo, perejil, orégano y limón. Tradición y costumbre de mi mami), y cuando esté dorado el pollo se añade el maíz. Después se añade una cuacharada de harina, se remueve, y se va echando un chorrito de bebida vegetal poco a poco, mezclando hasta que veamos que queda más ligado todo. Se añade sal y nuez moscada y se retira del fuego. Añade una porción en cada crepe y a disfrutar 😉fullsizeoutput_825a

Recuerda que puedes seguirme también en Facebook, Twitter, Instagram o puedes suscribirte al canal de Youtube.

¡Feliz finde y puente saludable! 😉

 

¡Cómo puedes comer eso!

¡Cómo puedes comer eso!

Cuando desde hace unos 9 meses comencé a interesarme por una alimentación saludable, sentí en principio que sería un camino casi imposible, que nadaba contracorriente, y caí en muchos errores, que fui solventando a medida que iba aprendiendo y formándome. Desde entonces hasta hoy, cambié el concepto «casi imposible» por «difícil». ¡Y es que lo es! Enseguida me di cuenta de que a la industria alimentaria no le importa nuestra salud, sino sus beneficios económicos. La comida es un negocio, y el precio, la marca, el marketing (olor, sabor, etiquetas, anuncios, etc) giran en torno a sus intereses y no a los tuyos. Así que, una de las mejores conclusiones a las que he llegado y que llevo a cabo siempre es que como consumidores, solo nosotros tenemos el poder de elegir y decidir lo que comemos, y no debemos dejar que lo hagan por nosotros justo aquellos que no quieren más que nuestro dinero.

Aún así, algunos familiares y amigos de confianza me han llegado a decir que a lo mejor estaba exagerando o llevando a extremos el tema de la alimentación saludable, y que en mi lucha por elegir lo mejor, lo menos contaminado, e incluso lo más respetuoso para el medioambiente, que así «no vives». Y claro que yo lo he pensado alguna vez. Pero entre que soy de las que creo que con nuestro ejemplo y con pequeños gestos podemos cambiar las cosas, y que cada día estoy más formada, informada y por ello convencida de que éste es el mejor camino, pues es lo que me da fuerzas para mantenerme en mis trece.

Y por si fuera poco el convencimiento, este mes de Abril cae en mis manos este libro: ¡Cómo puedes comer eso! ( de Christophe Brusset), que os aconsejo que leáis. Lo tenéis aquí. La versión kindle a 9,49€. Te paso un resumen de lo que te va a contar alguien que habla con conocimiento de causa:

unnamed

Carne de caballo vendida como carne de buey, té verde chino rico en pesticidas, azafrán español que en realidad es iraní, mermelada de fresa sin fresas, guindilla india aderezada con excrementos de ratón, leche infantil al toque de melamina… Bienvenidos al lado oscuro de la industria alimentaria, en el que las regulaciones se estiran hasta el límite para ampliar el margen de beneficio, incluso a cambio de poner en riesgo la salud de los consumidores.

Desde las bambalinas de una industria cada vez más global, Christophe Brusset, directivo de grandes grupos de alimentación durante más de dos décadas ―en las que fue cómplice y testigo de muchas de estas prácticas―, rompe con este libro la ley del silencio que impera en un sector en el que el fraude, a menudo, es la norma, y convierte al lector en espectador privilegiado de la que parece ser una competición planetaria para suministrar materias primas cada vez más baratas, en medio de la más absoluta impunidad.

«Seamos francos y directos: lo único que les interesa de ti a los industriales, al igual que a las cadenas de grandes superficies, es tu dinero, no tu felicidad ni tu salud. Recuérdalo siempre. Así que no confíes en nadie, mantente atento y, sobre todo, ¡sé exigente! Eres tú quien, frente a los estantes de las tiendas, decide comprar o no lo que le presentan. Utiliza ese poder para lograr cambiar las cosas.»

Aquí no vale el ya estamos, esto es una pataleta, se inventa la mitad, o de algo hay que morir. Lo que tienes que concienciarte y determinar es cuánto te importa tu salud, e invertir tiempo, dinero y esfuerzo en ello. Te aseguro que es una realidad que nos influye y perjudica a todos en mayor o menor medida, y lo más importante es que el poder de solucionarlo está en nuestras manos. Sé tú quien decida por tu alimentación, tu bienestar, y en definitiva por tu salud.

Si te ha gustado comenta o comparte. También puedes seguirme en Facebook, Twitter, Instagram o puedes suscribirte al canal de Youtube.

¡Hasta pronto!

 

Ir al contenido