¿Qué significa la «E» en la etiqueta de un producto?

¿Qué significa la «E» en la etiqueta de un producto?

Intestino, inflamación, procesos digestivos, bacterias, absorción de nutrientes, alcalinidad, tóxicos, etc., etc., etc. Convivo desde hace casi un año con este tipo de términos que antes ni tenía en cuenta, ni sabía el grado de importancia ni lo que pueden impactar en nuestra salud.

Todos, en mayor o menor medida, nos preocupamos por nuestra alimentación, tanto a la hora de comprar como cuando cocinamos. Pero entre otros muchos errores, cometemos varios que, a veces sin saberlo, nos están destruyendo. Uno de ellos es dejarnos manipular por la industria alimentaria, llevados por las prisas, falta de tiempo y lo cómodo y atractivo que te lo venden todo. Eso nos lleva a consumir gran cantidad de alimentos procesados y comida basura que lo último que tiene son nutrientes; y, por cierto, para colmo, ni siquiera sacian, siendo ese el objetivo que muchas veces perseguimos.

Por otro lado, unas veces por las prisas o falta de concienciación o información, y otras por el estudiado marketing que hay montado alrededor de los productos, no sabemos realmente el contenido del producto, ni siquiera a veces leyendo bien la etiqueta, ya que la cantidad de azúcar, grasas y conservantes viene debidamente camuflada para que eso no sea una pega a la hora de llevártelo como si fuera un alimento saludable. Esto se ve sobre todo en lo destinado a niños, que son el centro de la diana para los grandes lobbies de la industria alimentaria, y los más perjudicados.

¿Y por qué esta parrafada, adónde quiero llegar?  Cada día desde que mi vida la dedico a mejorar mi salud, aprendo, leo y sigo páginas web, blogs, veo documentales, hablo con expertos de diferentes sectores en el campo de la salud, etc. Hoy me llegó un artículo de Gastronomía&Cía que una vez más me dio una razón poderosa por la que seguir defendiendo una alimentación saludable basada en una dieta de «comida real». El titular de la noticia nombra las llamadas nanopartículas de dióxido de titanio. Así a lo mejor te suena a chino, pero si sabes que es colorante E 171, ya te va sonando más ¿no?

42863303 - harmful food additives in the shopping basket

Siempre digo a mis amigos en broma (y no tan en broma) que cuando lean en una etiqueta E seguida de un número huyan. Son colorantes, conservantes, estabilizantes, saborizantes, edulcorantes… aditivos artificiales que afectan a la salud, y que en términos de seguridad alimentaria se permiten porque supuestamente no existen riesgos si no se consumen dosis elevadas. Así, la EFSA (Agencia de seguridad alimentaria de la Unión Europea) se quita la responsabilidad y nos la pasa a nosotros consumidores, no aplicando ninguna medida de precaución.

47772379 - syringe puming yellow liquid in a hamburger, on a white backgroundEn el caso del colorante E 171 se sabe que está presente en los productos procesados y en los dulces, y que afecta a los procesos digestivos y la absorción de nutrientes.

Así que, aparte de las miles de razones que tienes para evitar la comida procesada, los refinados, los azúcares y las grasas, aquí tienes un ejemplo más. Los que defendemos una dieta vegetariana no somos unos exagerados, no pertenecemos a una secta, no nos dejamos llevar por una moda, no somos más infelices (al contrario)… Cada uno en un momento de su vida por diferentes razones, decide inclinarse por un tipo de alimentación que le compensa en algún sentido.

26532976 - closeup of fresh fruit salad with no preservatives

En mi caso, después de muchos años alimentándome mal y cuando mi cuerpo gritó ´hasta aquí´ tuve que reaccionar y afortunadamente descubrí un mundo fascinante, una vida mejor y me subí a navegar en un barco del que no pienso bajarme. ¿Te animas a subirte tú? Si somos muchos los que remamos en la buena dirección, conseguiremos cambiar las cosas y crear un mundo mejor.

Dame tu opinión, aporta la información que tengas para que sigamos aprendiendo y creciendo juntos, y sígueme si quieres en Facebook, Twitter, Instagram o canal de Youtube.

¡Hasta pronto!

El herbolario, una buena ayuda para cuidar tu salud

El herbolario, una buena ayuda para cuidar tu salud

Tenía muchas ganas de hacer un post sobre este tema. El vídeo, como veréis, es mucho más largo de los que habitualmente publico, pero el tema lo requería y me apetecía incluir tanta información interesante, que creo que los 11 minutos son necesarios.

La semana pasada, Elisa, del herbolario «Tranquilamente» situado en el Zoco de Pozuelo, me abrió sus puertas tan cariñosa como siempre, y me concedió una bonita entrevista. El objetivo es concienciar a todo el que le importe su salud de la importancia de incluir en la alimentación y en los hábitos diarios productos que pueden ayudar a mejorar la salud tanto física como mental. Esperemos que con esta pequeña aportación hayamos colaborado un poco en este afán.

Recuerda que puedes suscribirte aquí para recibir todas mis publicaciones, y puedes seguirme también en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte al canal de Youtube.

¡Gracias y hasta pronto! 😉

Historias de superación: aprendiendo a escuchar al cuerpo

Historias de superación: aprendiendo a escuchar al cuerpo

Una de las cosas que me encanta hacer y también es por lo que más me gustan las redes sociales, es compartir, pero no por el mero hecho de contar algo sin más, sino con el objetivo de ayudar con mis historias de vida y mis propias experiencias personales. Desde que tengo uso de razón, repasando mi vida, casi lo hago hasta de forma inconsciente, y yo suelo decir ahora mismo que también de forma ‘egoísta’, porque no hay nada que te haga sentir mejor que haber podido brindar tu ayuda a alguien.

Esta fue la razón con más peso para lanzarme a crear este blog, y a la vez, está siendo mi terapia y lo que está dando sentido a mi vida en estos momentos. Y, como suele pasar, cuando vives una etapa de tu vida centrada en algo, ese algo provoca que atraigas personas, vidas, anécdotas, y que aprendas un montón. Si además eres capaz de quedarte con lo bueno y saber aprovecharlo para mejorar tu vida y de rebote la de los demás… ¡chapó! Eso intento cada día, y esta es la ‘excusa’ de mi post de hoy.

Mi enfermedad me afecta sobre todo en dolores articulares, rigidez y contracturas en todo el cuerpo. Y uno de los hábitos saludables que me ayuda es hacer ejercicio suave. Desde hace un par de meses hago hipopresivos, un sistema de entrenamiento holístico para el control postural a través de la respiración. Esta semana en la clase conocí a María, que además de contarme su afición por el baile flamenco que ocupó más de la mitad de nuestra conversación, entusiasmada cuando supo que yo soy bailarina e incluso teníamos amigos comunes, me contó que ella tuvo pustulosis palmoplantar, y empezó a darme detalles de la enfermedad y de cómo dio con el tratamiento adecuado un buen día cuando detectó que su problema de piel no era un simple tema dermatológico.

Me quedé impresionada de los paralelismos que existían entre su historia y la mía. Sin tener que ver ninguna de las dos enfermedades, una vez más volví a verme reflejada en algo que desgraciadamente está a la orden del día. Sin meter a todos los médicos en el mismo saco, porque de hecho afortunadamente conozco médicos profesionales fantásticos, es muy típico de la medicina, bien sea por desconocimiento o por no estar abierto a más cosas, por dejadez, o mucho peor, por intereses, que te traten y diagnostiquen basándose en los síntomas concretos que padezcas, y que para cada síntoma apliquen el tratamiento oportuno, en vez de valorar tu problema de forma global y pensando que a lo mejor un síntoma en una zona del cuerpo es una señal de que está pasando algo a nivel interno que no tiene que ver con esa «dolencia» en concreto. Lo que se llama visión holística.

principal-portada-inteligencia-digestiva-esHace un año que empecé con dolor, bloqueo y rigidez en las rodillas, luego en las cervicales, dorsales, lumbares, un brazo, muñecas, dedos… y suma y sigue. De cada zona afectada me hacían resonancia o ecografía y me decían que no tenía nada. ¿Por qué? porque en las pruebas no salía nada y sin esa evidencia no hay nada que hacer. ¡Tremendo! Cuando se me ocurrió relacionar estos problemas con el intestino, poco más que me llamaron loca y siguió alargándose mi búsqueda hasta que la doctora (endocrina) Irina Matveikova por fin me dio la razón. Ella escribió un libro maravilloso que os recomiendo: Inteligencia digestiva, en el que afirma que el intestino es nuestro segundo cerebro. Lo confirmo.

Después de este necesario inciso y volviendo al caso de María, a ella le ocurrió un poco lo mismo. El dermatólogo trataba su pustulosis palmoplantar con cremas con corticoides que efectivamente le ayudaban a mejorar hasta un punto, pero al cabo de un tiempo todo volvía. Si a mí me dan antiinflamatorios, corticoides y demás medicamentos, seguro que me alivian y mejoro. Pero no se trata de eso, sino de ir al origen. Cuando el cuerpo te da señales hay que escucharlo y tratar de saber por qué y qué está pasando. Por eso, al igual que yo, María se puso su propia bata de médico hasta dar con el origen de su enfermedad y la solución para la misma, sin querer poner parches ni esconder síntomas. Con su permiso, comparto su historia por si puede servir de ayuda a quien esté viviendo una experiencia igual o parecida. Al final el aprendizaje es el mismo: escuchemos nuestro cuerpo y busquemos el origen de nuestro problema para dar con la solución adecuada.

Así nos lo cuenta María:

Me gustaría compartir mi experiencia personal sobre la lucha contra la pustulosis-palmoplantar. Empezaron a salirme una especie de granitos en las palmas de las manos y de los pies. Se secaban y después se convertían en piel seca. Todo fue a más hasta el punto de doler mucho. Visité el Dermatólogo,  solamente me recetaba cremas con corticoides. Todo mejoraba pero al poco tiempo me salían brotes tremendos, peor que las veces anteriores incluso. Me resigné a pensar que esto era crónico, una especie de psoriasis y que podría ser heredado. La enfermedad es acompañada a veces por lesiones óseas como hiperostosis esternocostoclavicular. También el paciente puede estar estreñido o con diarrea.

Entonces decidí investigar por mi cuenta y di con el caso de un bailarín japonés que tuvo que dejar de bailar por culpa de la pustulosis. Él conoció un médico, el Dr Masaru Maebashi, de la unidad interna del Hospital National Akita en Japón.

Su cura y la mía vinieron de la mano de un tratamiento basado en probióticos para poblar la flora intestinal y biotina, una vitamina del grupo de las B que desempeña un papel esencial en las reacciones metabólicas de la glucosa, de los ácidos grasos, de los aminoácidos y de los ácidos nucleicos y en la subsiguiente regulación del sistema inmune. La deficiencia de biotina, por lo tanto, causa anomalías metabólicas con una posterior reducción de la actividad supresora mediada por linfocitos T. El tratamiento con biotina corrigió todas estas anomalías metabólicas y la subsiguiente disfunción inmune, dando como resultado una mejora completa de la enfermedad.

La Pustulosis palmoplantar no es sólo una enfermedad de la piel sino un trastorno sistémico con complicaciones frecuentes de lesiones óseas, diabetes mellitus, nefropatía, enfermedad de Crohn o tiroiditis crónica. Especialmente, las lesiones óseas son complicadas en la mayoría de los pacientes. Por lo tanto, las erupciones pustulares en la piel pueden considerarse como uno de los síntomas característicos.

Consecuencias y causas del deficit de Biotina:

  1. Diarrea persistente
  2. Uso a largo plazo de antibióticos
  3.  Ingesta frecuente de alimentos grasos
  4. Resección extensa del intestino
  5. Proliferación de microflora «nociva» en el intestino
  6. Nutrición parenteral a largo plazo
  7. Uso prolongado de fármacos antiepilépticos o tranquilizantes con radicales carbamida ureido en su estructura química.
  8. Gran consumo de clara de huevo cruda.

El tratamiento consiste en una combinación de administración oral de biotina y terapia complementaria con ungüento de corticoides. Una vez que las lesiones cutáneas disminuyen, mejoran los síntomas y el tratamiento ya no será necesario.

Este tratamiento particular de la Pustulosis Palmoplantar está ahora autorizado y aprobado por la Sociedad Japonesa de Medicina Interna.

El Dr. Maebashi ha tratado con éxito hasta el 5 de junio de 2007 a más de 5000 pacientes con Pustulosis Palmoplantar e Hiperostosis Sternocostoclavicular.

El tratamiento también logró un efecto terapéutico favorable en enfermedades causadas por disfunciones inmunitarias, tales como psoriasis vulgar, dermatitis atópica, artritis reumatoide, eritematodos, esclerodermia, enfermedad de Sjoegren, nefropatía por IgA y enfermedad de Crohn.

Espero que mi historia y experiencia sirva para aclarar y ayudar a otros en la misma situación. Os dejo el enlace del caso del bailarín japonés: http://www.curable.or.jp/english/english.html.

documento1 (Traducido al español)

Es un poco mala la traducción, pero se entiende perfectamente. Yo he reproducido mucha información al respecto desde el enlace.

Un saludo y hasta pronto.

Mª Josep Reynés

Receta de pastel de verduras al vapor. Más nutrientes, PH adecuado, más salud.

Receta de pastel de verduras al vapor. Más nutrientes, PH adecuado, más salud.

Siempre que me pongo a pensar en ideas de recetas llego a dos conclusiones. Una, que en la cocina ya está todo inventado, y otra, prácticamente opuesta, es que poniendo un poco de imaginación, mucho amor y ganas o motivación, se llega a conseguir hacer un montón de recetas ricas, variadas y muchas veces sin necesitar necesariamente gran cantidad de ingredientes. Eso sí, aquí el tamaño no importa pero la calidad sí 😉 En mi caso además, se añade que intento hacer de la comida mi medicina llevando una dieta muy alcalina para desintoxicar mi organismo. Ya os lo contaba en este post.

Como dato interesante: El pH de nuestro cuerpo, o lo que es lo mismo, el nivel de acidez de nuestro organismo, se mide en una escala de 0 al 14. De 0 a 7 se consideraría un cuerpo ácido mientras que de 7 a 14 sería alcalino. Para buscar el equilibrio, la dieta alcalina apuesta por una alimentación a base de frutas y verduras dejando de lado a las carnes rojas, de cerdo, aves de corral, etc. así como a los lácteos.  Por supuesto, las grasas y los azúcares también están excluidos de esta dieta.

En relación con la alcalinidad y el cáncer os recomiendo este vídeo del doctor Alberto Martí Bosch. Es súper interesante y sorprende los datos que da sobre cómo la gran mayoría de las enfermedades pueden generarse en el cuerpo porque nuestro PH tiene un nivel demasiado ácido.

Y volviendo al hilo de lo que os contaba sobre mi relación con la comida y el aprendizaje, os diré que desde que empecé a cocinar pasé por tres fases. La primera fue la peor, la de la típica novata bloqueada que se queda sin opciones. Pensé que toda mi vida tendría que conformarme con comer verduras con aceite y vinagre y ya 🙁

En la segunda fase, ya más relajada, empecé a añadir a las verduras diferentes ingredientes, aliños y salsas. Caseras y saludables, pero ya esto era otra cosa.

Y superada esta segunda fase, hoy ya me encuentro en modo «vip» jeje, incluyo verduras hasta en los bizcochos, y cocino pasteles de verduras como el que os quiero presentar hoy, rico, fácil, rápido y lo más importante, saludable. Respecto a este último dato, no quería dejar de daros una importante recomendación: Intentad cocinar sometiendo a los alimentos a el menor calor posible, para preservar lo más posible sus nutrientes. Evitad sobre todo freir. La mejor opción por ejemplo para cocinar verduras sería al vapor. Así por ejemplo hoy hice un delicioso pastel de verduras. Os paso la receta:

Ingredientes: (yo puse la mitad y sale un pastel como para 2/3 personas)

  • 250g de guisantes
  • 1 ramita de menta
  • 2 zanahorias
  • 6 huevos
  • 6 espárragos y 3 ajos tiernos (yo no tenía y puse puerros)
  • 2 cebollas tiernas

Se cuecen al vapor durante 5 minutos las verduras cortadas. Mientras, se baten los huevos y se añade aceite, sal y pimienta negra. Se incorporan las verduras cocidas y se añade la ramita de menta picada. Se mezcla todo bien.

En un molde apto para cocer al vapor, o en una bandeja de horno forrada con papel de horno se vierte la mezcla y se hornea durante 25 minutos aproximadamente.

Salsa de pimiento para acompañar:

Se cuecen al vapor medio pimiento rojo y una cebolla, y se ponen en un vaso de batidora junto con un chorro de aceite, un poco de agua, sal, pimienta y una puntita de ajo. Se bate. Yo añadí también un puñado de almendras que tosté previamente. Le da un toque riquísimo (recuerda a la salsa romesco típica para acompañar los calçots).

¡Y este fue mi resultado! :

Preparados…

unnamed 2.jpg

 

 

 

 

 

Listos…

unnamed-1 2.jpg

¡Ya!

unnamed-3.jpg

Se sirve acompañado de la salsa:

unnamed-4.jpg

Espero que te haya sido útil la información y que te animes a probar esta u otras recetas saludables que seguro te ayudarán a sentirte muuuuucho más feliz 🙂

Sígueme también en Facebook, Twitter, Instagram o suscríbete al canal de Youtube.

Porque compartir es vivir. ¡Gracias!

 

 

 

 

Consejos para tu nevera y para tu salud

Consejos para tu nevera y para tu salud

La forma en que sitúas los alimentos en la nevera puede afectar a tu salud y también a tu bolsillo. La comida mal guardada se estropea antes y puede formar focos de infección.

¿Quieres optimizar el espacio y de paso prolongar la vida de los alimentos? Te lo cuento:

Recuerda que puedes suscribirte aquí para recibir todas mis publicaciones, y puedes seguirme también en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte al canal de Youtube.

Gracias por tu confianza. Pronto más…y mejor 😉

Propiedades y beneficios del mijo

Propiedades y beneficios del mijo

En casos de debilidad física o psíquica, la mayoría de las veces nos agarramos como lapas a los «medicamentos» de turno que nos prometen ponernos a tope de energía. Ni siquiera leemos el prospecto y confiamos 100 por 100 en que esa será la mejor solución y la más rápida… pues esta idea está muy lejos de la realidad.

Hay miles de opciones mejores para remediar los estados de fatiga o debilidad y además más eficaces y naturales. Como siempre insisto, se trata de aprovecharnos de los nutrientes que nos puede aportar la alimentación antes de lanzarnos a comprar la cajita de pastillas milagrosas.

Una de estas opciones saludables es el mijo. Es un antiguo cereal considerado como un poderoso alimento sagrado y terapeútico por la medicina tradicional China.

Actúa como prebiótico nutriendo a la microflora intestinal. Es un cereal muy nutritivo, rico en fibra, vitaminas(B1, B9, B6, B2) y minerales, es de los que más hierro y magnesio aportan. Fuente natural de fósforo. Es un gran remedio para fortalecer la piel, el cabello, las uñas y los dientes. Ideal también para la diabetes y para quienes quieran adelgazar.

47827116_l.jpg

Es importante destacar que el mijo alcaliniza el organismo, equilibrando nuestro PH. Ya hablamos del tema de la importancia de la alcalinidad en la preciosa entrevista que me hicieron desde el equipo de Alkanatur. Si no la viste, aquí la tienes.

Otro dato importante que debemos conocer y tener en cuenta es que el mijo, al igual que la quinoa, contienen antinutrientes llamado saponinas, que aumentan la permeabilidad intestinal. Disminuyen con el lavado previo a la cocción.

Aparte de cocinarlo hervido para cualquier receta de acompañamiento (en una publicación del 25 de Octubre ya os lo contaba en facebook), en ensaladas o cremas, otra opción es tomarlo como bebida vegetal, igual que os conté en esta publicación hablando de las bebidas de almendras y de soja.

43745627_l.jpg

En el caso del mijo la proporción más o menos sería para media taza de mijo, 4 de agua. Se hace la mezcla con el agua caliente.

También se puede aprovechar la pulpa sobrante. Todavía no experimenté pero en cuanto tenga una receta rica os la cuento 😉

 

Espero que os haya servido la información, y sobre todo que lo pongáis en práctica para disfrutar de lo mejor de la vida que es la salud.

Recuerda que puedes suscribirte aquí para recibir todas mis publicaciones, y puedes seguirme también en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte al canal de Youtube.

¡Hasta pronto! 😉

Ir al contenido